Contrato

Un contrato da claridad y seguridad a todas las partes

Contrato

Uno de los mayores errores al contratar a una persona que realice servicios domésticos es olvidarnos del contrato y pensar que ninguna de las partes lo necesita.

Sin embargo, siempre es una buena práctica dejar en claro las expectativas y condiciones de la relación laboral. El contrato es una herramienta para incrementar la claridad y para favorecer que enfrentemos los menos problemas posibles durante la relación de trabajo.

El contrato es un documento escrito donde señalamos quién es la trabajadora o trabajador, su horario de trabajo, describimos brevemente las actividades que realizará, establecemos el día de descanso que tendrá, las vacaciones y porcentaje de prima vacacional, los días de aguinaldo que pagaremos. Por otro lado, podemos indicar motivos y razones que nos permitan terminar la relación de servicios y pactar ante qué autoridad podrán solucionarse las problemáticas de esta relación laboral.

La libertad de negociación para la contratación, tiene las siguientes ventajas:

  • Seguridad ante la ley como empleadora o empleador.
  • Reconocimiento de responsabilidades de ambas partes.
  • Duración del tiempo de contratación.
  • Relación de servicio condicionada a la buena convivencia.
  • Garantía de conciliación en caso de conflicto.

Es el salario en efectivo que se paga. En caso de que el salario incluya hospedaje y alimentos, hay que sumar la proporción del valor en efectivo que este pago en especie representa.

Si como persona empleadora dejas de cumplir con las responsabilidades del pago de aguinaldo, vacaciones, días de descanso y demás derechos de tu trabajadora o trabajador, podrías hacerte acreedor o acreedora a una sanción económica, que puedes estimar fácilmente aquí.